jueves, 7 de junio de 2007

La forma más certera de críticar al sistema es empezar por uno mismo: al fin y al cabo producto del sistema.

5 comentarios:

Ponx dijo...

Eco, Ecole, Molto cherto ragazzini Lilith. Jajaja.

Uno siempre será víctima y a la vez creador de su propio sistema. Un día me encontré una pinta en las paredes del metro Cuauhtemoc cuando apenas dejaba de ser un niño (aunque intento seguir siéndolo):

"Intenté cambiar al mundo y fracasé. Cambié yo y conmigo cambió todo"

GOMÍS dijo...

Y ya que empezamos por nosotros, podemos dejar de ser parte del sistema, cierto??

Mil veces mejor ser pastor, que ser borrego...

Y claro, completamente de acuerdo contigo; el cambio empieza por nosotros mismos.

Brujísima dijo...

QUE BUENA REFLEXION GATOOOOO!!!


YA VISTE LO DE SODAA STEREOO!! NOS VEREMOS PRONTITO EN EL DF!!

Garash dijo...

El cambio empieza por nosotros, la mejor forma de afectar el sistema es corroerlo desde su interior.

l u dijo...

Carlo
víctima y villano, muy cierto... y el cambio... es lo que más nombres tiene, evolución, transformación, muerte...

Chai late

Si podemos dejar de serlo, aunque se necesita mucha fuerza para luchar contra ello, y para mantenerse, porque al dejar de ser parte del sistema lo que queda es la soledad...

Berenoise

Gracias, gracias, y sí, estaría muy bien vernos por acá...

Garash

Justamente, la idea es actuar lentamente al principio hasta que sea evidente que está ahí...

Gracias a todos por venir!