viernes, 17 de octubre de 2008

Mi buen oído y cómo me parezco un poco más a la Diana

Este año ha sido harto fructífero para que ande de pata de gato y lo mejor es que aún no termina. Prefiero gastarme mi varo en alcohol y en libros que en maquillaje o ropa –decía yo-. Ahora prefiero viajar, aunque no haya alcohol ni ropa ni maquillaje, pero libros sí, a huevo, aunque sean digitales.

El caso es que, los viajes, además de que ilustran (y yo el 24 voy a quedar más ilustrada, ja!) también dejan experiencias, algunas arriesgadas y otras exquisitas unas más amargas, de todo pues. Pero a mí, además de todo eso, me deja muchos acentos. No me refiero a tildes para escribir, sino a los modos específicos de entonar las frases que tienen los habitantes de un lugar. Así, cuando me fui a Guanajuato, traía como un sonsonete, cuando me largué a Veracruz, no era hablar como costeñita pero casi, cuando me fui a Mexicali y Tijuana, se me pegó un poco lo norteño, que de por sí ya me han dicho que hablo golpeado. Y cuando regresé de Mérida y mi familia fue por mi al aeropuerto, venían cagados de la risa y esperando a que soltara un ¡mare! o un ¡bomba! La cuestión puede ser que tengo buen oído para reconocer tonalidades de la voz y sobre todo, se me adhieren con mucha facilidad.

La buena noticia es que tal vez, el año venidero regrese del cierto congreso de pedagogía diciéndoles ¡pero qué cosa chico!

Lo malo, es que tanto ajetreo y el de por sí sedentario modo de vida en la ofis, han afectado severamente mi espalda y en particular mi columna, ayer, adelantándome a las festividades mortuorias, fui a que me pintaran mi calaverita (en unas plaquitas de rx), y cuando voy viendo, mi columna está cada vez más parecida al arco de la Diana.

mta, en la foto ni se ve el arco de la Diana, pero son mis primeros intentos así de noche con lucecitas, seguro Esparta sí sabe como se llama eso.


Y con eso se resuelve el gran misterio de a dónde se había ido un centímetro de mi de por sí poca estatura. Ahora no sé qué demonios sucederá, lo más seguro es que me pongan a dieta (y entonces me pareceré más a la Diana y no a su arco) y posiblemente me manden a rehabilitación y ya en el peor de los casos, me pondrían unas varillas que sonarían alegremente cada que pase por un detector de metales. Seré la sensación en los aeropuertos y los edificios de alta seguridad. Lo único bueno de eso sería que me sentiría gato biónico y lo malo es que tendrían que meterle cuchillo a mi espaldita y me podrían descomponer mis dibujitos que tengo y tendré ahí próximamente. De otra forma creo que no me quedaría más que aguantar el dolor por los siglos de los siglos, apoyar la propuesta del PRD para legalizar la marihuana y rogar, sobornar o hacer lo necesario para que me sigan recetando hidroxocobalamina una ampolleta que relaja todos los músculos de la espalda que me ha traído más paz y tranquilidad que cualquier sesión de sexo por buena que sea. A Aguilera gracias, me dieron seis ampoyetas y son cada tercer día, ya imaginarán mi cara de felicidad. Sí, señoras y señores, la hidroxocobalamina, es la onda. El colmo es que luego de piercing y tatuaje sigo brincando como gato asustado cuando siento el piquetito insignificante de la inyección y es que me imagino la aguja metida en mi trasero y luego siento el líquido entrando al músculo brrrr brrrrrrrr.

Algo con lo que sí me cagué de risa es que hasta en las placas de rx se alcanzan a distinguir ciertas protuberancias frontales que normalmente saltan a la vista, digo, que exceso de protagonismo, sí como las de la Diana.

Por lo pronto, yo ya sé de qué me voy a disfrazar en Jaloguín (no, no será de la Diana, igual esa noche hace frío) y no se me pongan al brinco que también estoy organizando lo de poner Ofrenda a los muertos en la oficina porque jamás de los jamases la aculturación podrá más que la tradición.

5 comentarios:

Brenner dijo...

Sin más que cuidate mucho... por favor!


[PS. Cualquier cosa, por muy chirris ps avisa y ahi estaremos; o mínimo intentaremos]

Edgar López dijo...

Ojala esa espalda este mejor.
El doloneurobion es una buena opción y es legal.

Cuidese.

MaLigna dijo...

Mija:
Úntese harto Lonol o la otraquenomeacuerdocomosellama porqueyaandomedioebria, pero supongo le harán bien pa que aguante y no se me empastille tanto.

Saludos

l u dijo...

Brenner,
Gracias!! Es chido cuando aún sin conocernos hay esa camaradería, vientos!!!

Edgar López,
Tomaré en cuenta su recomendación, aunque sea legal, ja!

MEL::
Me gusta más eso de laotraquenosabeustécomosellamaporqueyanadamedioebria, a ver que cara me pone el de la farmiacia cuando la pida, jajajaja
pss la empastillada no es tan mala, hasta eso tengo estómago resistente, qué linda usté siempre tan al pendiente, le mando un abrazote!

Skantor dijo...

Uy, espero que te ncuentres mejor, ya sé como son esos dolores, son medio artriticos no?? espero que todo este bien, Te mando un saludo recordando los viejos tiempos