viernes, 5 de febrero de 2010

¿El toreo es arte, cultura, tradición? Su puta madre.

Argumentos utilizados con frecuencia por los taurófilos.

Quienes desean la abolición de las corridas de toros suelen confrontarse con personas que gozan de estos espectáculos. A continuación, se hace un listado de los argumentos más utilizados por los taurófilos, y sus respectivos contra-argumentos. Vale la pena recordar, sin embargo, que pocas veces es útil y productivo iniciar tal tipo de debates con personas que, al verse acorraladas por la razón, reaccionan en forma poco inteligente, utilizando palabras altisonantes o incluso la violencia.

El toreo es arte

Es el argumento más usado por los taurinos y el primero que les sale de la boca, al tiempo que es el más confuso. ¿A qué se refieren? A veces lo quieren decir es que el toreo ha sido el tema para obras de arte, en concreto y de forma recurrente citan la "Tauromaquia" de Goya y "El llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías" de Federico García Lorca, o algunas de las novelas de Erriest Hemingway. El contra argumento es sencillo: también se han realizado espléndidas obras sobre las guerras o el martirio de los santos y evidentemente no por ello estas son costumbres que se deben conservar. Otras veces se refieren a que el toreo es un arte en sí. A pesar de la plasticidad que puede tener, el toreo no pasa de ser una colección de técnicas destinadas a la consecución de la muerte del toro, y que no existe en los toreros ninguna intención artística o de expresar ningún sentimiento, limitándose a ser una macabra artesanía. Curiosamente, el innovador Carlos IV prohibió las corridas mientras que Fernando VII, quien cerró las universidades y prohibió la Constitución liberal, las volvió a permitir y bajo su reinado se abrió la primera escuela de tauromaquia en Sevilla. En 1980, la UNESCO, agencia de la ONU encargada de la ciencia, el arte y la cultura, dictaminó al respecto: "La tauromaquia es el terrible y vanal arte de torturar y matar animales en público, según unas reglas. Traumatiza a los niños y los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación la ciencia y la cultura. "La cultura es todo aquello que contribuye a volver al ser humano más sensible, más inteligente y más civilizado. La crueldad que humilla y destruye por el dolor jamás se podrá considerar cultura".

Precisamente por ello, los toreros y sus cuadrillas suelen provenir de las capas más desfavorecidas de la población, donde la incultura es mayoritaria. La cultura de la crueldad, como la cultura del dinero no tienen nada que ver con La Cultura. Es más fructífero enfocar el tema de forma que, admitiendo sin conceder que las corridas sean un arte, esa no es razón suficiente para conservarlo a costa, en este caso, del sufrimiento del toro.

El toreo es cultura

Es un sub-argumento del anterior, que se completa con la declaración de que el toreo es tradición. Si se acepta que cultura es "el resultado o efecto de cultivar los conocimientos humanos y afinarse por medio del ejercicio de las facultades intelectuales del hombre," no queda mucho en pie del sub-argumento. Aun así por una extraña magia las corridas se convierten en cultura, no son razones para defender la crueldad con los animales. Culturalmente, en la antigua Roma, se mataban a los cristianos, pero eso se superó. También era tradición y parte de la cultura taurina que los caballos de los picadores salieran sin peto, y esa tradición o cultura ha desaparecido por salvaje. Si realmente el toreo fuera cultura, generaría a su alrededor un ambiente cultural, de la misma forma en que el arte, la ciencia, la historía y otras disciplinas que desarrollan y afinan el espíritu de quienes las practican, lo hacen. Esto en el caso de los toreros no se da, no hay una ilustración especial en ellos por el hecho de dedicarse a esta supuesta actividad cultural. En Andalucía, la llamada cuna del toreo, desconocen que Blas Infante, el "padre de la patria Andaluza" como gustan llamarlo, era un acérrimo
antitauríno y autor de un decálogo en favor de los animales.

El toreo es tradición

Las corridas tienen su verdadero origen en las prácticas militares de las maestranzas en las que se adietraban a los soldados para la guerra haciéndoles practicar la lanza con el toro. Para paliar el peligro que corrían jinetes y caballos se contrataron mozos equipados con trapos cuyo cometido era distraer al toro.

La llegada de Felipe V contrario a las prácticas taurinas, alejó a los nobles del alanzamiento de toros pero los mozos siguieron mostrando sus habilidades en algunos pueblos a cambio de dinero. De hecho, hasta fluales del siglo XVIII las corridas no gozaron de popularidad. La primera plaza de toros no fue construida hasta 1749, época en la que la Inquisición se muestra más poderosa y multiplica los autos de fe. En esos tiempos, las torturas y ejecuciones, tanto de seres humanos como de animales, estaban a la orden del día. Aun así, lo que interesaba era la muerte del toro y la faena era muy corta. La tortura sistemática habría de instaurarse en tiempos supuestamente menos oscuros.

Cuando se dice que el toreo es tradición es porque se carece de una perspectiva histórica: el toreo de a pie tal como lo conocemos tiene relativamente pocos años y además esta cambiando continuamente. El defender lo tradicional por el simple hecho de serlo significa que se renuncia al derecho a la crítica y al progreso, descansando nuestra responsabilidad en generaciones anteriores. Curiosa también es la selectividad de lo que consideramos como tradición. Criar los animales en libertad con alimentos naturales, el cultivo del barbecho en lugar del abono indiscriminado, la fabricación artesanal, el uso indiscriminado de pesticidas y la tala inmoderada, son conductas tradicionales que se van abandonando, en aras al progreso material.
Estar sometidos al dictado de la tradición o de la cultura inmovíliza a una sociedad.

El toreo es la expresión de la religiosidad de un pueblo

Al coincidir las ferias taurinas con las fiestas católicas se ha establecido una curiosa relación entre ellas. inexplicablemente, la Iglesia Católica apenas ha puesto impedimentos a esta relación que va en contra del espíritu de piedad, respeto a la vida y compasión que anima a la religión. Así y a pesar de la doctrina general de la iglesia, y del reconocimiento del alma animal, los párrocos aceptan capotes bordados como ofrenda a la Virgen y permiten que las corridas sean en homenaje a los santos locales. Sería necesario que los estamentos religiosos clarificaran la postura oficial y la hicieran cumplir.

Tomado de http://tinyurl.com/ya6nj95

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Si no te gustan los toros no los veas y ya, deja de quejarte por pendejadas.
comes carne, no? asi que no jodas.
Digo que mejor muestres las tetas.

Uno de los Condenados dijo...

Puesa excepción de lo que algunos ardidos de la vida digan, yo también estoy en contra de los toros, a ver que nos traten como ganado y nos maten por diversión. com carne? claro que si, por necesidad, pero eso a divertirme viendo como matan a un animal, pues es otra cosa.
Saludos

Ponx dijo...

cómo odio la tauromaquia y a sus fieles, esa sarta de imbéciles. Ni siquiera vale la pena presentarles estos argumentos, no los entienden.

No sólo no es un deporte, ni un arte, ni cultura; no sólo es una práctica cruel, arcaica y pendeja: la tauromaquia es ridícula y de mal gusto. Es un espectáculo hecho a la perfecta medida de la clase media descerebrada con pretensiones burguesas o visceversa.

Tomaré prestado el link para bombardear un par de sitios.

l u dijo...

Awwww, un anónimo!! Ternurísima.

Que yo cierre los ojos y no vea lo que esa gente de baja calaña hace a los toros, no hará que cambie la realidad. Una posición muy burguesa la tuya.

Yo no le aplaudo ni le aviento flores al guey que mata al animal que como para mantenerme viva.

Pero sólo un miope y cobarde como puede ser un anónimo (cobarde como los que van a ver de lejitos como se masacra un toro)cree que hay comparación.
Digo que mejor tengas huevos y pongas tu nombre.

Tienes el punto Condenado.

Ponx, tome usted el link, nomás nos está faltando decir que ademas de todo la "fiesta brava" es una FARSA.

Kyuuketsuki dijo...

Ya estoy aquí, dejando constancia de mi visitancia.

No tengo mucho más que agregar que lo que ya te mencioné en la tarde. Estoy de acuerdo con tus argumentos. Sin embargo, también creo que deberíamos prestar más atención a lo que ocurre dentro de los rastros; nos preocupa tanto el sufrimiento de los toros en las corridas que nos olvidamos de lo que pasan en esos lugares, que no es nada agradable. Sin contar con su vida hacinada y en engorda, por añadidura.

Te seguiré visitando.

Hluot Firthunands dijo...

Hola:

Yo creo que si se prohive la tauromaquia, sería una victoria más simbolica que real.

¿Que victoria?

Una minoría de gente de 8 paices dejaría de ver un espectaculo que a algunos de ellos los hace insencible al dolor de los animales. El resto son insencibles con o sin espectaculo.

O sea, una parte de una micro-minoría dentro de la población mundial dejaría de ser insencible.

Estoy de acuerdo en eliminar la tauromaquia, pero sospecho que pasa lo mismo que con el VIH o el cancer:

Nadie quiere ser cero-positivo, nadie quiere tener cancer, se invierten millones de dolares en todo el mundo para encontrar medicinas y curas. Pero...

Nos olvidamos de que el cólera y el hambre matan más personas que el VIH y todos los canceres juntos. Y que conste que el hambre y el cólera son perfectamente prevenibles.

Apoyo eliminar la taurimaquia por principio, porque estoy en contra de la tortura, pero no vamos a tener una mejor sociedad por eso.

Y además, eliminar la tauromaquia eliminaría un negocio (con empleos incluidos) y en estos tiempos de crisis mundial no estamos para perder más empleos.

Saludos

l u dijo...

Hluot:

Respeto que hayas presentado tus argumentos pero definitivamente no hay comparación.
Pero no alcanzo a entender qué relación tienen los males que mencionas con el hecho de estar en contra de la tauromaquia.

El VIH, el cáncer y el cólera son ENFERMEDADES y la gran mayoría de los paíSes han firmado tratados internacionales para paliarlos. Porque son PROBLEMAS DE SALUD y la GENTE MUERE, a causa de ellos. El HAMBRE es defintivamente un mal terrible que aqueja a todo el mundo, porque los sistemas políticos y económicos han producido únicamente desigualdad.

Tendremos una mejor sociedad cuando logremos que se respete la dignidad de todos los seres vivos y para ello es necesario señalar la violencia, hacerla visible en todas sus formas y buscar la concietización de TODAS las personas, pues los adultos de ahora educamos a los que serán los adultos del futuro con los valores que mostramos en cada uno de nuestros actos.

Eso de que se pierden empleos ¡Dios que no existes! Los ganaderos pueden seguir criando toros y otros animales para exposiciones u otros fines que no sean la muerte lenta y en medio de la tortura. Las plazas pueden seguir programando eventos como expos, conciertos, ferias y un enorme etcétera, nomás hay que pensar más allá y dejar el pesimismo.

Hluot Firthunands dijo...

Hola:

De entrada, estoy de acuerdo en que el hambre no es una enfermedad pero pensemos por un momento en que lo es.

La comparacion entre la tauromaquia y las enfermedades es por el interes que muestra la gente a algunas enfermedades:

Cuando le preguntas a las personas por enfermedades terribles la mayoria piensa en el VIH y el cancer. El hambre y el colera mata más personas, pero la gente no se preocupa por ellas. Esto se puede deber a que ningun actor o cantante o jugador famoso han muerto de diarrea o desnutrición, pero el hecho es que el cólera y el hambre son peores que el VIH y el cancer y la gente se preocupa más por estos ultimos.

Lo mismo pasa con la tauromaquia, es una forma de matar animales salvaje, enfermiza si quieres, pero construir una carretera, perforar un pozo de petroleo, construir una presa para tener agua potable mata ecosistemas enteros, no 5 animales.

Por eso es que hago la comparación:
Si se lograra curar el cancer y el VIH, erradicarlos totalmente en todo el mundo, la mayoria de las muertes prevenibles seguirian ocurriendo.
Si se lograra eliminar la tauromaquia de todos los paices, la mayoria de las salvajadas que hacemos seguirian ocurriendo.

Es por eso que digo que es una victoria simbolica, porque en terminos de respeto a los animales, no se avanzaría mucho.

Y del empleo, en sentido estricto tienes razon. Los ganaderos podrian seguir criando, las plazas de toros podrian utilizarse para otras cosas, etc. Pero eso es tanto como exigirme que deje mi profesión y me dedique a otra cosa; lo mas provable es que te mande al diablo, sin importar lo factible que pueda ser el cambio, por el simple y sencillo hecho de que nadie puede ser forzado a trabajar en algo que no quiere hacer.
No se trata de pesimismo, se trata de respeto a los derechos humanos. Con todo y que los amantes de la tauromaquia sean salvajes o esten enfermos, son humanos y tienen derecho a trabajar en lo que quieran.

Si logramos cambiar las leyes para que la tauromauia sea ilegal, será un cuento muy diferente.

Hispa dijo...

Si, pongamonos en la piel del toro, o de cualquier otro vacuno y reflexionemos.
Veamos como transcurre la muerte en los mataderos y como lo hace en la arena y elijamos....

http://www.youtube.com/watch?v=tpKPCU854P8

Tras ver este video sobre el matadero (los primeros 5 segundos porque no soporte mas) y ver un video sobre una corrida de toros he tomado mi decision:
Ya que he de morir, si o si, para alimentar al hombre, prefiero hacerlo peleando, enfrente del torero, entre los aplausos de aquellos que me admiran y con la minima posibilidad de que yo me lo carge a el o de que me indulten. Prefiero eso mil veces que la muerte que les espera al 90% de mis hermanos.

Eso de que ojos que no ven corazon que no siente, lo aplicais vosotros no?

No disfruto con la muerte de un ser vivo, ninguno, pero antes de poner mi energia en abolir la tauromaquia empezaria por donde hay mas salvajismo: mataderos, matanza de galgos, apaleamiento de focas...OH NO..espera...hagamoslo bien, empezemos primero con los derechos humanos, combatir la pederastia, la violencia de genero, la ablacion en las mujeres..y cuando hayamos quitado todo eso de en medio, podremos unir nuestras fuerzas para dejar de criar toros de lidia. Podremos dejar que esta raza se extinga para siempre jamas. Porque seamos realista, el toro de lidia no existe si no se lidia.

Helena Alcantara dijo...

Por verte a ti en una plaza sufriendo si pagaría. Yo no como carne por maltratadores como TU, que vergüenza...